Recomendaciones para proteger a su empresa del Blanqueo de Capitales

Con la promulgación de la Ley No.23 de 27 de abril de 2015, entró a regir un nuevo capítulo para Panamá en la materia de Prevención del Blanqueo de Capitales, el Financiamiento del Terrorismo y el Financiamiento de la Proliferación de Armas de Destrucción Masiva; capítulo que sirvió para que la GAFI sacara a Panamá de la lista gris de paraísos fiscales.

Si bien ha transcurrido poco más de 1 año de la vigencia de la Ley, su implementación no ha sido fácil, pues muchos de los cambios están sujetos a reglamentaciones, aclaración de criterios de los reguladores, capacitación del personal, presupuesto de las empresas, etc.

Escuchando a un amigo del negocio de los Bienes Raíces sobre la confusión que tenía en este tema, me pareció oportuno hacer ciertas anotaciones que espero le orienten en su Programa de Cumplimiento.

En ese sentido, tome en cuenta que la Ley No.23 de 27 de abril de 2015 no es sólo para Bancos y para otras entidades del sector financiero que de una u otra forma mantenían dentro de sus regulaciones o en sus estructuras administrativas algún tipo de procedimiento que les permitiera identificar operaciones sospechosas.

Esta Ley se dirige a usted, en su papel de:

  • Bienes Raíces, Promotoras o Agentes Inmobiliarios que representen a sus clientes en compraventas de bienes inmuebles.
  • Contratista general o especializado de la construcción.
  • Casino, juegos de azar o sistema de apuestas por internet.
  • Casa de empeño, empresa en la Zona Libre de Colón, Zona Franca del Barú u otras Zonas Francas o en la Bolsa de Diamantes de Panamá;
  • Empresas de remesas de dinero.
  • Empresas de transporte de valores, Casas de Cambio, Sociedades Anónimas de Ahorros y Préstamos para la Vivienda.
  • Banco Hipotecario Nacional, Banco de Desarrollo Agropecuario, Lotería Nacional de Beneficiencia, entre otros.
  • Abogados, Contadores Públicos, Notarios Públicos (profesiones sujetas a supervisión), según ciertas actividades especificadas en la Ley como la compraventa de bienes inmuebles, administración de dinero, valores bursátiles u otros, constitución de sociedades anónimas, actuación del abogado como agente residente en sociedades anónimas y fundaciones de interés privado, entre otros.

Partiendo del ámbito de regulación para sujetos no financieros y profesiones sujetas a supervisión, recomiendo algunos “SÍ” en su estructura corporativa:

  1. Capacitación sobre el tema:

La Ley es una realidad, y no hay que temerle. Al contrario, conozca el tema, capacite a su personal, y bríndele los recursos que necesitan para incorporar los cambios.

Sepa que la Ley No.23 de 2015, enfatiza como obligación capacitar al personal en el tema,  por lo que sugiero que además de observar los beneficios a su empresa por contar con personal especializado, considere la posibilidad de que en una auditoría u supervisión por   el regulador, La Intendencia de Supervisión y Regulación de Sujetos No Financieros, adscrita al Ministerio de Economía y Finanzas, verifique si han cumplido con este   mandato.

  1. Manual de Cumplimiento:

Tenga un Programa de Cumplimiento claro, detallado, y establecido en su Manual de Cumplimiento; allí se encontrarán las normas de procedimiento, basadas en la Ley y en la parte operativa de su empresa, con que el “enlace” efectuará las tareas que correspondan, debiendo destacar la de reportar ante la Unidad de Análisis Financiero (UAF).

Si usted mantiene algún inconveniente para cumplir con lo anterior, la Ley No.23 de 2015, creó la figura de las empresas de cumplimiento a las cuales se podrá contratar para que cumplan con la tarea de cumplimiento una vez esta figura sea reglamentada. IMG-20160526-WA0051Particularmente, recomiendo, que no se olvide de la confidencialidad de la información del cliente, por lo que este aspecto debe ser tratado con cuidado y prudencia a la hora de contratar este servicio, pues hay un alto costo reputacional y monetario involucrado, ya que de darse alguna fuga de información que dañe a su cliente, el riesgo de un proceso judicial en su contra es alto.

  1. Debida Diligencia:

Haga del término “Debida Diligencia” parte de su empresa, y cuando escuche hablar del tema, imagínese que está cenando con un potencial cliente que recién conoce, por lo que de seguro en la charla, hará preguntas que lleven a contestar: ¿Quién es el cliente? ¿De dónde es? ¿Cuál es su negocio? ¿Cuál es la procedencia de los fondos? ¿Qué servicios desea de usted? … . En fin, una serie de interrogantes que deberá traer a la mesa de su empresa y cuyas respuestas deberá obtener conforme a las medidas para conocer al cliente, entre las cuales, se encuentra conservar documentos que avalen la información suministrada por el cliente, como: copia de cédula o pasaporte, certificado de existencia de la sociedad, Declaración de Licitud de los Fondos, etc.

Otro aspecto importante que debe considerar dentro de las medidas adoptadas por su empresa es la actualización de la información de su cliente, y tener claro que al igual que debe adoptar medidas para conocer a su cliente, también debe tener un marco procedimental para “Conocer a su Empleado”, particularmente, en cargos sensitivos y brindar la debida protección a los empleados responsables de brindar los reportes a las autoridades competentes.

  1. Reportes:

Cumplan con las fechas de reportes y los formularios que la autoridad competente les indique. Evite multas, llamados de atención por escrito…esto va formando un historial que puede repercutir en la calificación de otra sanción por el regulador y correrse en el mercado, lo cual bajo ningún concepto es saludable para su empresa.

No olvide que las sanciones genéricas pueden imponerse desde $5,000.00 a $1,000,000.00.

  1. Actualícese:

Permanezca actualizado. Recuerde que las leyes cambian constantemente, y de que este tema aún se encuentra desarrollándose.

Recuerde que Panamá se encuentra bajo el lente de la comunidad internacional con el escándalo de Panama Papers, por lo que no sale de las probabilidades de que exista algún tipo de modificación a la Ley de Blanqueo de Capitales.

Por último, todo negocio conlleva riesgos, pero en sus manos está, el de establecer procedimientos que le ayuden a minimizar estos riesgos.

Trabaja día a día duro por su empresa, protéjala, evite situaciones legales difíciles, y la clave de esto, se llama: “Prevención”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s